Hoy, Día Mundial de las Ciudades hablemos de los Municipios del Bien Común

Hoy se celebra el Día Mundial de las Ciudades, como cada 31 de octubre desde 2014.

Con este Día Mundial de las Ciudades se reconoce la importancia del acceso equitativo y adecuado a los servicios urbanos básicos, como pilar de una urbanización sostenible y, por tanto, del desarrollo económico y social generalizado.

El objetivo de esta celebración es alentar a los gobiernos y a los asociados del Programa Hábitat a planificar la ampliación de las ciudades en rápido crecimiento siguiendo las metodologías y principios del desarrollo sostenible, para evitar la proliferación de barrios marginales, mejorar el acceso a los servicios urbanos básicos, favorecer las políticas de viviendas inclusivas, aumentar las posibilidades de empleo y crear unas condiciones de vida seguras y saludables.

Los municipios del bien común representan una alternativa concreta, viva, ilusionante y razonable para aquellas entidades locales que quieran afrontar un nuevo modelo de gobierno y en sus relaciones con la ciudadanía. Debido a su ambicioso planteamiento, se trata de un auténtico cambio de paradigma. Dicho cambio debe asentarse sobre bases sólidas para que sus logros puedan considerarse estables y duraderos. Su objetivo final: convertirse en un municipio orientado a garantizar el bienestar general de personas, organizaciones e instituciones en su entorno más cercano.

Para convertirse en un municipio del bien común no basta con realizar declaraciones de intenciones o manifestar la buena voluntad de cumplir con los principios y valores que inspiran la Economía del Bien Común (EBC). Es preciso que todas las partes implicadas en la gestión del municipio (equipo de gobierno, organizaciones sociales y económicas, sociedad civil) tomen conciencia de que se va a iniciar una reforma sustancial en sus estructuras, sus procedimientos, sus objetivos y su sistema de relaciones.

¿Cómo se reconoce a un municipio del bien común? A través de sus buenas prácticas y de sus compromisos. Para ello, la EBC cuenta con herramientas prácticas apropiadas y contrastadas. Evalúan y miden la manera en que desde el municipio se contribuye al bien común: mejorar las condiciones de vida de sus habitantes, proteger el medioambiente y pensar en las generaciones futuras.

Especialmente relevantes son las herramientas que facilitan la construcción de los municipios del bien común:

  • La promoción de la Economía del Bien Común entre empresas, organizaciones e instituciones del municipio. Podrán así conocer una manera realista y alternativa de contribuir al bienestar general.
  • El Balance del Bien Común Municipal: alternativa al balance financiero que mide con un sistema de indicadores todos los aspectos sociales, económicos, políticos y ecológicos de la gestión municipal
  • El Índice del Bien Común: un instrumento con periodicidad anual que mide, a través de un proceso participativo, el alcance real del bienestar ciudadano.
  • La Asamblea Democrática, un proceso constituyente democrático en el que una convención de vecinas y vecinos debaten y deciden periódicamente. A través de procedimientos horizontales y profundamente democráticos, conforman las reglas que deben regir el gobierno municipal.
  • La Región del Bien Común, a través de una red de municipios vecinos o próximos con intereses y recursos comunes.

Captura de pantalla (41)

Con todo, la implantación de estas medidas requiere de un compromiso por parte de todas las partes implicadas. Esto incluye al equipo de gobierno, los organismos sociales y económicos, la sociedad civil y el conjunto de la ciudadanía. Además, se puede contar con activistas y profesionales en labores de acompañamiento y facilitación específicas. Resumiendo, esto asegura la coherencia y rigurosidad a lo largo de todo el proceso de construcción del municipio del bien común.

En definitiva, lo que se pretende es ilusionar a personas, organizaciones e instituciones locales, para implicarlas y comprometerlas en la senda hacia la transformación positiva del territorio. Un municipio del bien común es un proceso continuo de reflexión, de participación y evaluación sobre todas y cada una de las acciones que se realizan en un Ayuntamiento. Y así, finalmentente,  se podrá diferenciar positivamente en su entorno y abrir camino para que otros municipios se sumen al apasionante desafío de las ciudades del futuro.

Fuente: cooperaccion.es

Si estáis interesados en conocer más sobre los municipios del bien común en España puedes leer el documento de Raquel Linares Perales publicado por la Facultad de Ciencias Empresariales y Económicas de la Universidad de Sevilla (Pincha aquí)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s